pescadores de hombres

Con nuestra donación libre y total a Dios, aceptamos ser enviados al mundo como signos de su amor incondicional. La sencillez de nuestra vida anuncia que el mundo ha de ser transformado con el espíritu de las bienaventuranzas.  Somos testigos de que Cristo es el Señor de la historia. Proclamamos la grandeza del amor de Dios y mostramos a los hombres que Él sigue preocupándose de su vida y de sus necesidades.  Acojamos hoy su Palabra.

Descargar la Oración (PDF)

Hemos dejado todo

Una comunidad no es el resultado de una admisión por privilegio ni el fruto de una camaradería. No la hacen los lazos privilegiados, sino una misma fe compartida.  Ser hermanos es una posición justa que hay que mantener; va en ello la identidad misma de Dios y del hombre, del respeto de lo que son uno y otro. En la fraternidad evangélica no hay nada de una imposición moral, pues lo importante es estar a la altura de lo que somos y siempre dejar que Dios sea Dios.

Descárgate la Oración (PDF)

Esperando tu venida

Las primeras generaciones cristianas sentían una nostalgia inmensa de Jesús, no se hacían al vacío de su presencia. Por eso repetían una oración ferviente, que nos ha llegado en lengua aramea: Marana-thá =  ¡Señor Ven!.   Las últimas palabras de la Biblia son ¡Amén, Ven Señor Jesús, Amén! El amén final quiere decir que sí, que sea, que venga ya. Y esta oración está animada por el mismo Espíritu: “El Espíritu y la Iglesia dicen ¡Ven! Hoy estamos llamados a seguir orando el Ven...

 Descárgate la oración (PDF)

Dios ante todo

El caso es que participaba en la vida de fe que, en aquella época, era lo normal en España y, en especial, en Granada. En medio de la movida de artesanos, aventureros, navegantes de las colonias, extranjeros…, también se llevaban a cabo de vez en cuando, lo que hoy llamaríamos charlas o conferencias; y un 20 de Enero de 1539, fue allí Juan de Ávila. El tema de la “charla” del día era el evangelio del seguimiento en que Jesús dice a los suyos que “dejen todo y lo sigan”.

Descárgate la oración (PDF)

Un tesoro que proponer

”Necesitamos una renovación interna y profunda, de corazón...un cambio de mirada y de corazón, un cambio de mirada y de mentalidad para acercarnos al joven de hoy desde su realidad y no desde la realidad que nos gustaría. El principal y mejor lenguaje, el que es siempre conocido pero siempre nuevo, es el de la VIDA. Los jóvenes necesitan testimonios vivos que les manifiesten, con su palabra y sus gestos, que son felices porque han encontrado el tesoro escondido.”

 Descárgate la oración (PDF)

Atrévete a vivir

“El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o vele, de noche o de día, el grano brota y crece sin que él sepa cómo” . (Mc 4,26-27)  “La inmediatez nos lleva muchas veces, y lleva a los jóvenes, a desear todo “aquí y ahora” y a no llegar a distinguir, en algunos momentos, qué determinadas cosas (y sobre todo si hablamos de procesos personales, relaciones interpersonales, reflexión, oración...) necesitan de un tiempo amplio y sereno de elaboración.

Descárgate la oración (PDF)